jueves, 19 de marzo de 2009

EL ARBOL Y LA EDUCACION


B:H:



-Tu Bishvat, es el 15 del mes de Shvat, y es considerado el Rosh Hashana de los árboles.
Son muchas las referencias que hay en nuestras escrituras acerca de las plantas y el mundo vegetal, la primera aparece en el Libro Bereshit ,:”Y dijo Di-os :Produzca la tierra plantas…….,según su especie……..”

Mas adelante, después de haber creado a los cielos, las estrellas, las plantas, los animales y al hombre, inmediatamente después de finalizar la creación, Di-os plantó un jardín, como esta escrito: “Y el Señor Di-os había plantado un jardín en Edén…y puso allí el hombre..”” Y el Señor había hecho brotar del suelo toda suerte de árboles ….. y el árbol del conocimiento del bien y del mal.” (2:8-9 Bereshit).
Vemos como aparece la primera referencia a lo que podría realizar el hombre como una profesión: la de agricultor.
“Y la mujer vio que el árbol era bueno para comida, y que era una delicia para los ojos... y tomó de su fruto y comió, y dio también a su marido, que estaba con ella y el comió..” - Bereshit 3:6
El primer acto de libre albedrío del hombre fue el elegir y la primera elección
de Adán y Javá fue comer del "Árbol del Conocimiento del bien y el mal" en el Jardín del Edén. Igualmente notamos como por primera vez una persona influye sobre otra.
En tan pocos hojas de este Libro de la Tora se narran puntos básicos de la vida del ser humano y su relación con las plantas:
Di-os nos dice que creó el mundo y además planto un jardín.
Si queremos tener un hermoso jardín, hay que plantarlo, cuidarlo, así igual sucede con la crianza de nuestros hijos, hay que regarlos con amor, limites, educación, cuidado. Un niño que se dejan crecer como monte, no tienen chance de producir flores de ingenio.
Tal como existen diferentes variedades de plantas en nuestro planeta , así es el ser humano, cada niño que nace ,cada uno con su misión, anhelo, metas, temores, habilidades, limitaciones, sin embargo todos tenemos la posibilidad de trascender con nuestras propias herramientas, el todo esta en prepararnos, ser constantes, aprender de nuestros errores ,rodearse de buenos maestros y buena compañía porque:”A quien buen árbol se arrima, buena sombra lo acobija”.
Un árbol consta de raíz, tronco, ramas, y el fruto que contiene las semillas, así mismo el hombre debe estar conectados a sus raíces, a su esencia, a su alma (neshama), las ramas simbolizan nuestro comportamiento y crecimiento, el fruto representa el regocijo de haber sembrado, el poder multiplicare, no solo a nivel físico, a través de hijos, sino a través de arduo trabajo, desarrollo como personas, porque el que siembra, siempre cosecha, por eso hay que tener cuidado de lo que se siembra por que el que” siembra vientos cosecha tempestades” y el que siembra fe cosecha sueños.
"El pensamiento es la semilla de la acción"( Ralph Waldo Emerson), cuando tenemos un sueño y lo cultivamos poco a poco lo llevamos a cabo, por ello es importante lo que sembramos

Otra similitud es que tanto las plantas, como el hombre necesita de los cuatro elementos básicos para desarrollarse y vivir: Tierra, agua, viento, y fuego.


Tierra: Un árbol necesita estar plantado en la tierra, no solo se nutre de el, sino que las raíces se desarrollan para que el árbol tenga mas estabilidad, el hombre que sus obras exceden a su sabiduría es como el árbol de pocas ramas, pero raíces profundas. Una buena base que se le de a un hijo en su educación hará de el un individuo sólido, que no tambaleara frente a situaciones difíciles que se le presenten en la vida. También aprendemos que así como cada árbol, el hombre debe mantenerse apegado a sus fuentes, a sus raíces y por supuesto tener base solida formada con una educación plena de valores que le den una base para enfrentar los retos de la vida y no tambalee frente a cada “tempestad”.

Agua: las plantas necesitan ser regadas, absorber a través de las raíces agua para alimentarse. Igualmente el hombre necesita nutrirse, con el conocimiento de la Tora, la cual es comparada con el agua. Del agua aprendemos que para mantenerse a flote y no ahogarse hay que nadar, a veces nos toca nadar contra la corriente, otras hay que dejarse llevar por ella, en ocasiones tan solo flotar, o nos toca nadar de espalda, otras por debajo del agua, siempre fijando un rumbo y no perderlo para llegar a la orilla. Así como el agua cambia de estado liquido a gaseoso (Vapor) y solido (hielo) y sigue siendo el mismo agua del estado liquido, igualmente nos toca en ocasiones cambiar para enfrentar situaciones, pero sin perder nuestra esencia.

Aire: Las plantas necesitan aire para vivir y desarrollarse, el hombre al ser creado le fue insuflado un alma con el aliento de Di-os. El respirar es vital para poder vivir, es algo que hacemos constantemente, sin ni si quiera pensarlo, y aunque no estemos pendiente igualmente ocurre. No podemos dejar de respirar pues moriríamos, así es la vida sigue pasando estemos o no dispuestos o preparados, con sus posibilidades y potenciales, con sus lecciones y enseñanzas. Tal como no dejamos de respirar, no podemos parar la educación de nuestros niños, porque de cada cosa que pasa a su alrededor hay un aprendizaje que dar.
La ceremonia de Havdala (despedida del Shabat) la hacemos oliendo besamin (especies: Clavo, canela o hierbabuena) para despedir el alma adicional que desciende en Shabat, había una ofrenda de incienso que se encendía en la época que existía el Templo.

Fuego:
Las plantas necesitan del calor del sol para vivir y crecer, igualmente el hombre necesita de ciertas condiciones climatológicas para vivir, necesita del abrigo cuando hay frió. Pero no solo es necesario el calor físico, si no el abrigo de familia y amigos. El “calor” de apoyar a un amigo, de abrazar a un hijo, el calor que irradia la presencia de una persona capaz de oír, sonreír, o apoyar a alguien que lo necesite.

Como vemos los cuatros elementos hacen referencia a una realidad o necesidad tanto física como espiritual, no existe una sin la otra, Todo lo que vemos en el mundo físico se manifestó en lo espiritual también.
Es importante sembrar en nuestros hijos cada día y regarlo con cariño , amor , valores y limites y cuando crezcan ellos mismos esparcir sus semillas y continuar el ciclo de la vida.
Es en este mundo físico, aprendiendo de él, aportando, mejorándolo, sembrándolo, haciendo que lo físico se conecte a lo espiritual es que realmente haremos un mundo mejor, a imagen y semejanza de Di-os.
Nelly Klein