domingo, 14 de junio de 2009

FORMULA QUIMICA



Las formulas son importantes en muchos ámbitos de la vida, a través de ellas somos capaces de repetir exactamente algo.
Si lo buscamos en el diccionario sale:”formula: modelo que contiene los términos en que debe redactarse un documento: formula legal.-
Receta; medicamentos compuestos según la fórmula.-
Resultado de un cálculo algebraico del que pueden hacerse representaciones simbólica de la composición de un cuerpo compuesto.”
La formula nos permite repetir casi de forma bastante exacta una receta de cocina o una formula química, o una formula para elaborar un medicamento, un cosmético, etc.
Una receta si se le agrega más harina de lo indicado, mas mantequilla nos arriesgamos a que no quede bien, por la práctica somos capaces de sustituir un ingrediente por otro y mantener el “equilibrio” de la receta, pero no más que ello.
El haber escogido la carrera Universitaria de Farmacéutico me enseño lo fácil de seguir una formula y repetir los resultados exactamente, formulas de productos cosméticos y/o medicamentos que repetidos una y otra vez se reproducían casi idénticamente, logrando un producto final siempre de igual características, igualmente me pasaba en la cocina, mi recetario parece un libro de formulas químicas con anotaciones que hacen de cada receta una formula química magistral, realmente me apasionó ver como el establecer “formulas” hacían fácil el logro de objetivos en mi vida, sin embargo hoy reconozco que hay ámbitos de ella en los que no se debe o puede aplicar una formula exacta.
Como vemos hay muchas cosas que en la vida funcionan con formulas y formularios y casi creemos que es mas fácil elaborar formulas para ser padres, esposos…….
Sin embargo la dinámica de la vida y los hechos hacen variar muchas características en el acontecer diario que hacen que uno DEBA ajustarse a realidades cambiantes.
Además en la crianzas de los hijos hay la realidad propia de cada niño, sus características, gustos, posibilidades, habilidades, fallas, momentos que estamos pasando .Es por ello que oímos tan a menudo:” los crié igual, en la misma casa, mismas clases, mismo colegio y este salio tan mal alumno, tan irresponsable, no le gusta tocar piano con todo el esfuerzo que hice en pagar el mejor profesor……….
Es ahí que nos damos cuenta que cada hijo es una posibilidad, pero una posibilidad de desarrollar su PROPIO POTENCIAL, no de lo que nosotros deseamos que el sea.
Si bien estamos ahí, acompañándolos en sus procesos de vida, ayudándolos, dándoles pautas de vida, limites, orientación y sobre todo AMOR Y RESPETO por esas criaturas que nos ven y observan como sus guías, sus patrones de referencia por lo que nos ven hacer y no por lo que decimos que hagan.
Hay que disfrutar lo inesperado, ser espontáneo, ser flexible sobre el acontecer diario, sobre las posibilidades que el día a día nos trae y ofrece. Esto no quiere decir llegar a otro extremo del no planificar y esperar cada día para ver que hacemos, quiere decir que teniendo objetivos y horarios organizados seamos capaces de incorporar situaciones y /o eventos y acontecimientos que se nos presentan el día a día y podamos disfrutar de ellos e incorporarlos .Es darse permiso de hacer y no todo el tiempo controlar o creer controlar todo. ¿Realmente controlamos algo?
¿La formula de la vida? ¿Existe realmente? Existen “ingredientes” que muchos coincidimos en nombrar como necesarios, pero que varían según la visión y objetivos de cada ser y por supuesto según sus necesidades propias.
Indudablemente todos tenemos horarios, metas visiones de vida, pero el acontecer diario tiene la posibilidad de ofrecernos muchas situaciones, personas y aprendizajes, es por ello que es importante el ser flexible, no hay una formula de la vida, en nuestras fuentes podemos consultar acerca de posturas frente a ciertas situaciones ,recomendaciones de cómo enfrentar, lecciones de cómo lo hicieron otros a través de la historia y nos da pautas a seguir y nos guía en nuestro camino por la vida, porque la vida definitivamente no es una formula química, es una dinámica, constante que no para y cada persona con su propia mezcla de cualidades y defectos que hacen de cada ser uno único e irrepetible .


Nelly kaufman de klein