domingo, 25 de septiembre de 2011

EL DIA QUE ME VOLVI INVISIBLE





Hoy hay una gran reunión en casa, ¡Las pascuas!, viene toda la familia a cenar, estoy emocionada de verlos todos reunidos, es una bendición y te das cuenta que todo el trabajo y las preocupaciones valieron la pena al verlos cantar y reír juntos, ¡hay tantos recuerdos!
Sin embargo, siento que cada vez más me excluyen de las conversaciones y eventos, es verdad me cuesta más caminar y procesar lo que me dicen, sin embargo no soy tonta entiendo, me tienen que tener un poca de paciencia nada más. Al verme en el espejo sé que soy la misma, por dentro por lo menos, lo único es que siento como si cargara una gran armadura, muy pesada y que no me deja moverme con rapidez, pero siento esa niña que hay dentro de mí y dentro de cada uno que quiere jugar, cantar, bailar, jugar y sobretodo reír.
Adentro soy la misma niña que tuvo sueños…que tiene sueños de vivir y sobre todo compartir y con orgullo ver a mis hijos con sus respectivos hogares, a mis nietos crecer y formarse y hacer sus propias moradas y ¿por qué no?, a mis bisnietos, contarles de mis triunfos y fracasos, de mis miedos y alegrías .Pero están muy ocupados, todos apurados, como si quisieran ganarle una carrera al tiempo…… si supieran…..no se puede detener el tiempo y en el mejor de los casos llegaran a mi edad, a ser ancianos.
Creo que con el tiempo una se va volviendo invisible, cada vez la gente alrededor te habla menos, te toma en cuenta menos, te ve menos ,sin embargo , yo se que sigo siendo esa niña que una vez tuvo tantos planes y que sigo con las mismas ganas de cantar ,bailar y reír y sobre todo de compartir.
: "pregúntale a tu padre y te dirá, tus ancianos (abuelos) y te comunicarán" (Dvarim 32:7).
Reflexión: con esta historia trato de llamar la atención a todos los que tenemos el privilegio de tener abuelos
O padres vivos , el que aprovechemos para compartir con ellos y sobre todo dejar que los nietos y bisnietos se nutran de sus historias y experiencias. Este Rosh Hashana no falte ninguno en la mesa clebrando junto a toda la familia.

Nelly Klein